25
Agosto
2020
|
10:53
Europe/Amsterdam

Los ‘dummies’ virtuales (THUMS) de Toyota cumplen 20 años trabajando por mejorar la seguridad

  • El proyecto para desarrollar un software de modelación humana virtual —Total Human Model for Safety (THUMS)— arrancó en el año 2000 con el objetivo de poder realizar miles de análisis diferentes cambiando las condiciones de un accidente de tráfico sin necesidad de utilizar vehículos y ‘dummies’ reales.
  • La principal característica de THUMS es su enorme precisión, ya que permite representar fielmente estructuras óseas, cerebro, órganos internos, músculos…
  • Como parte de su visión a largo plazo por una movilidad más segura, con cero accidentes de tráfico, y su estrategia para contribuir a lograr una sociedad mejor, Toyota ofrecerá THUMS gratuitamente a partir de 2021.

Corría el año 2000 cuando, en una reunión de la Sociedad de Ingenieros de Automoción en Japón, Masami Iwamoto, del Laboratorio Central de Investigación y Desarrollo de Toyota —Toyota Central R&D Labs., Inc.— presentó oficialmente un revolucionario software para poder reproducir de forma virtual cuáles son las consecuencias de todo tipo de accidentes de tráfico en el cuerpo humano, un proyecto en que llevaba trabajando ya tres años.

Así nació el software de modelación humana virtual —Total Human Model for Safety (THUMS)— con el que Toyota contribuye, junto a otras de sus tecnologías e innovaciones, a lograr una movilidad más segura, con cero accidentes de tráfico en un futuro, y a mejorar la sociedad.

Hace ya años que diferentes tecnologías de seguridad activa son habituales en todo tipo de vehículos para ayudar a prevenir accidentes y diversas tecnologías de seguridad pasiva ayudan a reducir las lesiones en el caso de que se llegue a producirse el siniestro. Normalmente la experimentación se lleva a cabo con vehículos reales y con ‘dummies’ reales. Pero esa opción además de ser menos sostenible es costosa, por lo que Toyota, de la mano de Toyota Central R&D Labs. Inc., decidió apostar por desarrollar un programa con el que simular accidentes en un ordenador.

Al hablar de accidentes virtuales en ordenador, lo primero en que se piensa es en el vehículo, en cómo se deforma la carrocería tras un accidente o en cómo afecta una colisión a partes básicas del habitáculo, por ejemplo. Toyota fue un paso más allá apostando por crear un modelo virtual humano con el objetivo de conocer en detalle las consecuencias de un accidente en el cuerpo humano.

Así, en las pruebas virtuales que Toyota lleva a cabo en materia de seguridad pasiva, se analiza no sólo el impacto de los accidentes en los vehículos sino también en los ocupantes e incluso en otras personas que pudieran verse involucradas, como sería el caso de un atropello a un peatón. La principal característica distintiva de THUMS es su gran precisión, al ser capaz de representar fielmente no sólo estructuras óseas, órganos internos, cerebro, músculos… sino también su vulnerabilidad, basada en la densidad y las características de cada parte del cuerpo humano.

Evolución de THUMS

La investigación de accidentes incluyendo ‘dummies’ para observar cómo afecta una colisión al cuerpo humano arrancó en los años 50 pero no fue hasta un par de décadas después cuando, con el ‘dummie’ híbrido III desarrollado por General Motors y homologado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico —National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA)— de Estados Unidos, cuando su uso se expandió por varias regiones del mundo.

En los años 90, los fabricantes japoneses empezaron a ser muy activos. Los primeros ingenieros de Toyota especializados en este campo fueron enviados a la Universidad Estatal de Wayne, en Detroit (Estados Unidos), con el propósito de estudiar los daños en el cuerpo humano cuando se produce un accidente. Y ahí arrancó la labor investigadora que llevaría a crear, pocos años después, el software de modelación humana virtual THUMS.

THUMS fue el primer modelo virtual que ofrecía una reproducción precisa de la totalidad del cuerpo humano. Al tratarse de un software para ordenador, permite llevar a cabo decenas, cientos o miles de análisis diferentes cambiando las condiciones, algo que no es posible cuando se realizan pruebas con vehículos y ‘dummies’ reales.

La primera versión de THUMS, presentada en el año 2000, ya incorporaba el modelado detallado de los huesos del cuerpo humano. La segunda versión, lanzada en 2005, añadió el modelado detallado de las caras, llegando la tercera variante en 2008 con la incorporación del modelado detallado del cerebro. En 2010, con la versión 4, llega el modelado detallado de órganos internos, añadiéndose diversas complexiones de personas —mujeres pequeñas y hombres grandes— un año más tarde.

En 2015, con la quinta versión de THUMS, se fue un paso más allá al detallarse todos los músculos del cuerpo humano, para un año más tarde incorporar los modelos infantiles. El pasado año 2019, con el lanzamiento de la versión 6, se añadió el modelado de músculos al modelado de órganos internos.

Hace unos meses, Toyota anunció que, tras finalizar durante 2020 la comercialización de la licencia de THUMS a través de JSOL Corporation (Tokio) y ESI Group (París), permitirá el acceso gratuito al software a partir de enero 2021, como parte de su visión a largo plazo por una movilidad más segura, con cero accidentes de tráfico, y su línea de actuación para contribuir a lograr una sociedad mejor.

Beyond Zero by Toyota

Toyota, con sus marcas Toyota y Lexus, es líder mundial en la comercialización de motores electrificados, con más de 15 millones de automóviles híbridos eléctricos vendidos en todo el mundo y 300.000 unidades en España desde 1997. La hoja de ruta de la electrificación de Toyota, con la vista puesta en una sociedad sin emisiones de CO2, arrancó hace más de 20 años con el nacimiento de la tecnología híbrida, y desde entonces seguimos trabajando en ese objetivo. Esto demuestra el compromiso de la marca para ayudar a lograr una movilidad sostenible gracias a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2) para ayudar a combatir positivamente el cambio climático y una reducción de las emisiones de gases contaminantes (NOx y partículas) que afectan directamente a las salud de las personas. De hecho, las emisiones de NOx son más de un 90% inferiores al límite establecido por la legislación actual, por ejemplo, en Yaris Hybrid las emisiones de óxidos de nitrógeno son solo de 6 mg / km, en comparación con el límite esperado de 60 mg / km de automóviles de gasolina Euro6 y 80 mg / km de diésel Euro6. Emprender acciones para afrontar el cambio climático es una cuestión apremiante en todo el mundo, y la promoción de energías sostenibles y bajas en carbono es desde hace ya tiempo un gran objetivo. Por eso, la compañía da un paso más para hacer frente a los retos medioambientales, situando las tecnologías en torno al hidrógeno en primer plano y tratando de convertirlo en la fuente de energía principal de la sociedad del mañana. Una sociedad futura en la que no solo no habrá emisiones, sino que además iremos más allá, conectando a personas, edificios y vehículos en un ecosistema único, que dará lugar a una sociedad mejor, con la movilidad para todos como eje, una movilidad que va más allá de los automóviles y que tiene que ver con superar retos y hacer realidad los sueños. El apoyo de Toyota al deporte olímpico y paralímpico se plasma además a través de Start Your Impossible, la iniciativa corporativa global que pretende servir de inspiración y busca la consecución de una sociedad más inclusiva y sostenible.