11
Octubre
2013
|
00:00
Europe/Amsterdam

Toyota lanzará un sistema avanzado de asistencia a la conducción con tecnologías de conducción automatizada a mediados de esta década

Toyota lanzará un sistema avanzado de asistencia a la conducción con tecnologías de conducción automatizada a mediados de esta década

- Conducción en autopista más segura, menor impacto medioambiental y más comodidad para el conductor.

Toyota Motor Corporation ha desarrollado un sistema avanzado de asistencia a la conducción de nueva generación. El sistema de Asistencia a la conducción automatizada en autopista (AHDA, Automated Highway Driving Assist) utiliza tecnologías de conducción automatizada para permitir una conducción más segura en autopista.

El sistema AHDA combina dos tecnologías de conducción automatizada para hacer posible una conducción más segura y reducir el estrés sobre el conductor: el Control de crucero adaptativo-cooperativo, que se comunica de forma inalámbrica con los vehículos precedentes para mantener la distancia de seguridad, y el Control de trayectoria en carril, que actuando sobre la dirección ayuda a mantener el vehículo en una línea de conducción óptima dentro del carril.

Toyota reconoce la importancia de que el conductor tenga en última instancia el control sobre el vehículo, por lo que pretende introducir el sistema AHDA y otros sistemas avanzados de asistencia a la conducción en los que el conductor mantiene el control sin renunciar a estar al mando del vehículo. Toyota tiene previsto comercializar el nuevo sistema AHDA a mediados de esta década, y otros sistemas de asistencia a la conducción tan pronto como sea posible, a fin de ofrecer medios de transporte cada vez más seguros y fiables.

Como avance de las pruebas previstas en la vía rápida de Shuto, cercana al área metropolitana de Tokio, a partir del día 15 de octubre, Toyota presentará el sistema AHDA en el 20º Congreso Mundial de ITS de Tokio 2013, una conferencia internacional sobre sistemas de transporte inteligentes (ITS, Intelligent Transport Systems) que se celebrará del 14 al 18 de octubre.

Por otra parte, para hacer posible una rápida introducción en el mercado de los sistemas de asistencia a la conducción de nueva generación, Toyota utilizará las nuevas tecnologías avanzadas de componentes y la experiencia acumuladas a lo largo de la investigación en conducción automatizada realizada con el vehículo de investigación de seguridad activa, presentado en el CES Internacional 2013 en Nevada (Estados Unidos), en enero de este año.

Asistencia a la conducción automatizada en autopista (AHDA, Automated Highway Driving Assist)

Control de crucero adaptativo-cooperativo

A diferencia del control de crucero por radar estándar (que utiliza un radar de ondas milimétricas para detectar otros vehículos), el control de crucero adaptativocooperativo utiliza las comunicaciones de ITS entre vehículos, en la banda de 700 MHz, para transmitir los datos de aceleración y deceleración de los vehículos precedentes, de tal modo que los siguientes puedan ajustar la velocidad en

consecuencia para mantener la distancia de seguridad. Al disminuir la aceleración y deceleración innecesarias, el sistema mejora también la eficiencia de consumo de combustible y ayuda a reducir la congestión de tráfico.

Control de trayectoria en carril

El Control de trayectoria en carril, que incorpora tecnologías de conducción automatizada de Toyota completamente nuevas, emplea cámaras de alto rendimiento, un radar de ondas milimétricas y un software de control para posibilitar una trayectoria de conducción óptima y suave a cualquier velocidad. El sistema ajusta el ángulo de dirección del vehículo, el par de transmisión y la fuerza de frenado cuando pueda ser necesario a fin de mantener una trayectoria óptima dentro del carril.

Investigación en tecnologías de conducción automatizada

En el CES Internacional 2013, Toyota presentó su vehículo avanzado de investigación en seguridad activa, para probar las tecnologías de conducción automatizada que la compañía está estudiando en el marco de su concepto de Gestión integral de la seguridad (Integrated Safety Management Concept) *. El vehículo de pruebas, basado en el modelo Lexus LS, se utiliza para fines de investigación en el Instituto de Investigación Toyota de Norteamérica, en Saline (Michigan, EE. UU.), y es capaz de circular de forma autónoma. Está equipado con cámaras de visión delantera para detectar las señales de tráfico, así como sensores frontales para detectar vehículos, peatones y obstáculos, a fin de determinar las condiciones del tráfico, tales como intersecciones y confluencia de carriles, en las proximidades del vehículo. El estudio de esas persas tecnologías elementales tiene por objeto ayudar a los conductores a escoger la ruta más segura posible.

Toyota ha estado trabajando en las tecnologías de conducción automatizada desde la segunda mitad de la década de los noventa, y durante varios años ha llevado a cabo pruebas en carreteras públicas en EE.UU. En Japón, Toyota ha puesto a prueba su Sistema inteligente de asistencia al conductor (Intelligent Driver-support System) de nueva generación, en vías públicas, durante unos dos años.

A partir de la información recopilada en el marco de la investigación en conducción automatizada, Toyota tiene como objetivo ofrecer sistemas avanzados de asistencia a la conducción optimizados para ayudar a una conducción más segura y a alcanzar el objetivo último de cualquier sociedad que valore la movilidad: Reducir a cero los fallecidos y heridos por accidentes de tráfico.

En una sociedad con población cada vez más envejecida, estos avances se utilizarán asimismo para desarrollar tecnologías que ayuden a los conductores de edad avanzada en el reconocimiento, toma de decisiones y manejo del vehículo, a fin de conseguir una sociedad de movilidad donde puedan vivir en mayor plenitud y con mayor autonomía. Por otra parte, Toyota está trabajando en proporcionar entornos de conducción más estables que contribuyan a aliviar las congestiones de tráfico, y con ello a reducir las pérdidas económicas que generan y las emisiones de CO2.

* El concepto no se refiere a los distintos sistemas de seguridad del vehículo, sino a la integración de dichos sistemas para ofrecer una asistencia óptima "en todas las fases de la conducción", desde el aparcamiento hasta el manejo normal, así como en los momentos anteriores y posteriores a una colisión, e incluso para evitar un posible accidente.