17
Junio
2012
|
00:00
Europe/Amsterdam

Debut agridulce de Toyota Racing en Le Mans

Toyota Racing ha vivido grandes momentos y otros bastante más difíciles durante una edición de las 24 Horas de Le Mans llena de incidentes, que acabó antes de cumplirse las once horas.


Tras una impresionante salida en la primera carrera del equipo, los TS030 HYBRID luchaban por las primeras posiciones, hasta el punto en el que Nicolas Lapierre, que compartía el nº 7 con Alex Wurz y Kazuki Nakajima, se puso a la cabeza cerca de la sexta hora.

Sin embargo, la alegría del equipo al ver su sistema híbrido basado en un supercondensador dominando la prueba se truncó tan solo unos segundos después, cuando Anthony Davidson, que pilotaba el coche nº 8 con Stéphane Sarrazin y Sébastien Buemi, sufrió un aparatoso accidente.

El piloto británico fue golpeado por un vehículo al que estaba doblando y fue a impactar violentamente contra la barrera de neumáticos de la curva de Mulsanne, al final de la recta de las Hunaudières, donde los bólidos alcanzan una velocidad punta de más de 330 km/h.

Tras salir del vehículo por su propio pie, Davidson fue trasladado al centro médico del circuito, en estado de shock y con dolores de espalda. A pesar de no presentar lesiones visibles, fue llevado al hospital para someterse a unas pruebas que desvelaron roturas en las vértebras T11 y T12.

Se espera que esté totalmente recuperado de las lesiones en unos tres meses, y permanecerá en el hospital hasta el lunes.

Tras el accidente salió el coche de seguridad y, cuando volvieron a ondear las banderas verdes, Kazuki luchó por la primera plaza. Sin embargo, tampoco le acompañó la fortuna con el tráfico doblado y topó con otro vehículo, lo que provocó un pinchazo y daños en la parte trasera de la carrocería.

Ahí empezó el periodo más duro para el equipo, con diversos problemas que hicieron que el nº 7 perdiera un tiempo considerable en boxes, mientras el equipo hacía todo lo posible por seguir optando al objetivo de alcanzar la bandera a cuadros.

No obstante, un fallo del motor al cabo de diez horas y media obligó al equipo a tomar la difícil decisión de retirar el nº 7 y poner fin prematuramente a la primera carrera de TOYOTA Racing.

Tras haber demostrado el rendimiento del chasis del TS030 HYBRID y del TOYOTA HYBRID System - Racing en una de las carreras automovilísticas más duras, el equipo volverá a la carga con confianza el 26 de agosto, en las Seis Horas de Silverstone del Campeonato Mundial de Resistencia de la FIA.

Yoshiaki Kinoshita, Presidente del Equipo: "Ahora mismo, la sensación que tenemos es de tristeza. Le deseamos lo mejor a Anthony, que es un piloto fantástico y una fuerza muy positiva en nuestro equipo. Esperamos sinceramente que se recupere muy pronto, y lamentamos no haber podido animarle con un buen resultado del coche nº 7, que sufrió primero un problema del alternador y luego un fallo del motor. Después del todo lo que hemos trabajado para llegar a este punto, sin duda es doloroso ver el abandono prematuro de los dos vehículos. De todas formas, en los próximos días pensaremos en las seis primeras horas de la prueba y nos sentiremos orgullosos de haber podido dominar en Le Mans en nuestra primera carrera. Se trata de un logro excepcional con una tecnología tan pionera, y eso nos motiva a esforzarnos más que nunca para conseguir algún trofeo durante el resto de la temporada."


TS030 HYBRID nº 7 (Alex Wurz, Nicolas Lapierre, Kazuki Nakajima)
Parrilla: 5.º
Hora 1 (Alex): 3.º (+44,655 s) / Hora 2 (Alex, Nicolas): 4.º (+2 min 28,615 s) / Hora 3 (Nicolas): 2.º (+52,281 s) / Hora 4 (Nicolas): 3.º