06
Octubre
2021
|
10:43
Europe/Amsterdam

Toyota celebra 50 años de producción en Europa

  • La producción europea arrancó en 1971 en la planta de Ovar, en Portugal.
  • Actualmente, Toyota cuenta ya con nueve fábricas en Europa, que producen alrededor de 800.000 vehículos al año.
  • La producción europea ha sobrepasado los 13 millones de vehículos.

Hace 50 años, Toyota colocó la primera piedra de su historia de éxito en Europa con la puesta en marcha de una planta de ensamblaje de vehículos a pequeña escala en Portugal. Corría el año 1971 y Toyota se estableció con Salvador Caetano, su primera fábrica en Europa, conocida en la actualidad como la planta de Ovar.

Hoy, medio siglo después, Toyota ha invertido más de 10.000 millones de euros en sus plantas de producción de toda Europa, y cuenta con un volumen de fabricación sustancial en todo el continente. Fiel a su filosofía de ‘fabrica donde vendas’, Toyota abrió fábricas de motores y de vehículos en el Reino Unido a principios de los noventa, y luego se fue expandiendo a Francia, Turquía, República Checa, Polonia y Rusia, hasta un total de nueve plantas a día de hoy.

Sus operaciones de fabricación en Europa han acumulado una producción de más de 13 millones de vehículos, que dan trabajo directo a unas 22.000 personas y un valor de negocio superior a 6.000 millones de euros a una red de unos 400 proveedores europeos. Durante todo este tiempo, Toyota siempre ha tratado de actuar con responsabilidad social, colaborando estrechamente con las comunidades donde opera.

Todos los modelos de Toyota más vendidos en Europa —Aygo, Yaris, Corolla, Toyota C-HR y RAV4— se fabrican en el continente. La producción total ha crecido hasta unos 800.000 vehículos al año, impulsada por el reciente lanzamiento del Toyota Yaris Cross Electric Hybrid.

Toyota fue uno de los primeros en fabricar vehículos electrificados en Europa, con el inicio de la producción del Auris hybrid en Toyota Motor Manufacturing United Kingdom (TMUK) en 2010. Hoy en día, alrededor del 59% de todos los vehículos vendidos por Toyota y Lexus en Europa son híbridos eléctricos, la mayoría de los cuales son fabricados en Europa por europeos.

“Estamos orgullosos de haber superado este hito de 50 años de producción en Europa. El hecho de que más de dos de cada tres vehículos que vendemos en Europa se hayan fabricado aquí, representa una notable aportación en términos de empleo directo. Por otra parte, estamos reduciendo nuestro impacto medioambiental al producir localmente un alto volumen de vehículos electrificados, lo que nos permite alcanzar en todo momento los objetivos de CO2 para nuestro parque de automóviles en la UE”, declara Marvin Cooke, Vicepresidente Ejecutivo de Toyota Motor Europe (TME).

             

Beyond Zero by Toyota
Toyota, con sus marcas Toyota y Lexus, es líder mundial en la comercialización de modelos electrificados, con más de 17 millones de automóviles electrificados vendidos en todo el mundo y 350.000 unidades en España desde 1997. La hoja de ruta de la electrificación de Toyota, con la vista puesta en una sociedad sin emisiones de CO2, arrancó hace más de 20 años con el nacimiento de la tecnología híbrida, y desde entonces seguimos trabajando en ese objetivo. Esto demuestra el compromiso de la marca para ayudar a lograr una movilidad sostenible gracias a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2) para ayudar a combatir positivamente el cambio climático y una reducción de las emisiones de gases contaminantes (NOx y partículas) que afectan directamente a la salud de las personas. De hecho, las emisiones de NOx son más de un 90% inferiores al límite establecido por la legislación actual, por ejemplo, en Yaris Hybrid las emisiones de óxidos de nitrógeno son solo de 6 mg / km, en comparación con el límite esperado de 60 mg / km de automóviles de gasolina Euro6 y 80 mg / km de diésel Euro6. Emprender acciones para afrontar el cambio climático es una cuestión apremiante en todo el mundo, y la promoción de energías sostenibles y bajas en carbono es desde hace ya tiempo un gran objetivo. Por eso, la compañía da un paso más para hacer frente a los retos medioambientales, situando las tecnologías en torno al hidrógeno en primer plano y tratando de convertirlo en la fuente de energía principal de la sociedad del mañana. Una sociedad futura en la que no solo no habrá emisiones, sino que además iremos más allá, conectando a personas, edificios y vehículos en un ecosistema único, que dará lugar a una sociedad mejor, con la movilidad para todos como eje, una movilidad que va más allá de los automóviles y que tiene que ver con superar retos y hacer realidad los sueños. El apoyo de Toyota al deporte olímpico y paralímpico se plasma además a través de Start Your Impossible, la iniciativa corporativa global que pretende servir de inspiración y busca la consecución de una sociedad más inclusiva y sostenible.